01/13/12

Adicciones...Cadenas sin Quebrantar! Las Drogas.

CARTA ANONIMA

"Me desperté en el suelo empapada en mi propio vómito. Mirando a mi alrededor en el cuarto de un baño que no me era familiar, me esforcé en recordar cómo consegui llegar hasta aqui.

Cuando yo empecé a usar drogas, me sentí tan libre, me gustaba salir a escondidas de la casa e ir a donde yo quería. Pensaba que mis padres eran sobreprotectores y demasiado estrictos. Finalmente, se dieron cuenta de que algo estaba pasando. Yo mentia para cubrir más mentiras hasta que lo único que quedaba era huir.

En mi eterna búsqueda para la siguiente dosis de droga, me encontré en muchos lugares peligrosos con personas malas y lugares aterradores. Después de tres años de usar drogas, había vendido o perdido casi todo lo que era de valor o significado para mí. Hasta llegue a tomar las cosas de mis padres y yo pensaba que no se daban cuenta. Y aun todavía no tenía suficiente dinero para mantener mi hábito diario.

Fue entonces cuando me mudé con mi novio. Fui tan estúpida. Todos los días tengo que aguantar sus amenazas y a sus amigos buenos para nada. Nunca me he sientido segura, pero yo estoy atrapada. El es un distribuidor de drogas y no puedo pagarlas sin él.

He intentado dejar de usar. He intentado dejar de usar drogas muchas veces. Prefiero morir que vivir así. Yo nunca pensé en llegar tan bajo, en realidad costo admitir que mis padres tenían razón... pero nunca se los dejare saber."


Nuestra oración es que lo que estemos escribiendo sea una guía para millones de padres desesperados, y vidas que estan atadas al uso de las drogas, a fin de que puedan encontrar la paz y la libertad que solamente se encuentra en Jesucristo. “Y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres." Juan 8:32

Primeramente queremos dar un enfoque básico sobre las causas por las cuales las personas se ven atrapadas en las garras del vicio y que al mismo tiempo se sienten imposibilitadas de escapar de esta situación, en la cual no solamente ellos son afectados sino también su familia y la sociedad en general, además le dare a usted las pautas y los pasos a seguir para liberar a una persona de las drogas.

Cuando hablamos aquí de drogas estamos incluyendo toda clase de vicios que trastornan la mente de la persona, influyen en su comportamiento y alteran los sentidos, al tiempo que le desconectan de la realidad, afectando todas sus relaciones y causando grandes traumas a la familia.

Lo primero que vamos a hacer es definir exactamente que son y cuáles son las drogas de mayor consumo entre los jóvenes y los adictos que han cultivado una adicción durante muchos años y de qué manera debemos tratar con ellos a fin de que reciban el tratamiento correcto y sean liberados.

DROGAS DE USO MÁS COMÚN ENTRE LOS JÓVENES

Generalmente, los jóvenes, y aun muchos niños comienzan en el uso y el abuso de sustancias adictivas, con el consumo de alcohol, cosa que es muy frecuente en la mayoría de los hogares, ya que es parte de las costumbres y cosa “indispensable” en las celebraciones, es muy común para los niños ver a sus padres, familiares y amigos borrachos, durante los primeros años de su vida, y esto se promueve como perfectamente normal, incluso en algunos casos los padres son los que inician a sus pequeños hijos en el consumo de licor.

Una vez que el muchacho ha comenzado el consumo de licor, es fácilmente seducido a consumir marihuana, o cocaína, que son las drogas de uso más frecuente entre los jóvenes, y que las encuentran fácilmente en su propia escuela, en la esquina de una calle de cualquiera de los barrios de nuestras ciudades, con sus compañeros de estudio o trabajo.

Juntamente con eso, muchos jóvenes comienzan a consumir medicinas, que están en sus propias casa, aspiran pegamento, gasolina, líquidos detergentes que se usan en sus hogares para la limpieza y todo esto con el fin de lograr un estado de ánimo alterado, pero ignoran completamente el daño que le están haciendo a sus cuerpos pero muy especialmente a su cerebro.

Por eso es bien importante que los Padres sepan, en vez de estar ensenando a los ninos, tal mal comportamiento que muchas veces los induce a llegar a practicar el suso de las drogas, es mejor escoger instruir al nino en el camino de Dios como nos lo ensena la palabra y cuando fuere viejo, no se apartara de el.

Una cosa muy importante que hay que tener en cuenta es lo que el apóstol Pablo le escribió a su discípulo Timoteo “desde la niñez has sabido las sagradas escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación, que es por medio de la fe en Cristo Jesús, toda la escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para redargüir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra. 2 Timoteo 3:15 a 17.

Este consejo del apóstol Pablo es muy importante y funciona, porque la palabra del Señor le da al joven la suficiente orientación, para que cuando tenga que tomar decisiones, pueda decidir sabiamente librándose así de todas las cosas malas y destructivas que el mundo ofrece, pero también, que si por alguna razón, llegó a caer por ignorancia, por curiosidad o simplemente por complacer a alguien, ese no es el fin, porque la misma palabra le dará la necesaria orientación para escapar a tiempo.

“¿con que limpiará el joven su camino? con guardar tu palabra Salmo 119:9. “Si confesamos nuestros pecados Él es fiel y justo para perdonarnos nuestro pecados y limpiarnos de toda maldad. 1 Juan 1:9.

CAUSAS POR LOS CUALES JOVENES RECURREN A LAS DROGAS

Muchas veces nuestros jovenes caen en el vicio de las drogas debido a las relaciones en el hogar, la biblia dice “Y vosotros padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor." Efesios 6:4.

Si en el hogar no se siguen estos principios, nada bueno podemos esperar de nuestros hijos, en la casa debe haber respeto amor y comprensión, y los hijos se deben criar como dice el verso en disciplina y amonestación del Señor y la palabra disciplina, es clave, porque nos revela algo muy importante en la vida y el hogar de todas las personas.

Sin embargo sinceramente no hay un 100% de garantía que lo que usted le enseñó a su hijo, le va a liberar definitivamente y va a eliminar todos los riesgos de caer en drogas, alcohol o involucrarse con malas amistades, y eso se debe a varios factores:

  1. Nosotros mismos a veces no damos el ejemplo que ellos necesitan, no somos consistentes decimos una cosa y hacemos otra.
  2. No usamos los términos adecuados, y el lenguaje apropiado para la edad del niño y no nos hacemos entender.
  3. No tenemos disciplina en la atención a los niños, no dedicamos el tiempo necesario para brindarles lo que ellos necesitan: Amor, cuidado y protección
  4. No hay devoción al interior del hogar, para que los niños aprendan a ser piadosos y temerosos de Dios
  5. No tocamos con ellos temas como el sexo, el alcohol, el tabaco y las drogas porque nos da vergüenza, o no estamos capacitados para orientar a nuestros hijos en esos temas.
  6. Dejamos toda la responsabilidad de la educación a la escuela y la iglesia.
  7. No supervisamos a nuestros hijos, porque somos demasiado confiados.

Estos son algunos de los factores por los que no nos funciona la enseñanza que les damos a nuestros hijos, entonces cuando el muchacho crece no está preparado para enfrentar los grandes retos de la vida, las presiones que ejercerá sobre él su grupo de amigos, los compañeros de escuela y la sociedad corrupta en la que vivimos.

Lo que hemos venido exponiendo tiene que ver con el aspecto preventivo, cómo debemos prepararnos y preparar a nuestros hijos para la vida, para esa terrible realidad que nos rodea, vivimos en un mundo que está en poder del maligno.

"Sabemos que somos de Dios y el mundo entero esta bajo el maligno." 1 Juan 5:19 y no podemos sustraernos de esta realidad, por eso el Señor Jesús cuando oró por sus discípulos antes de ir a la cruz, le pidió al padre: “no te ruego que los quites del mundo, si no que los guardes del mal” Y es lo que nosotros como padres, maestros y pastores debemos hacer, pedir que nuestros niños y jóvenes sean guardados del mal.

Pero aparte del aspecto preventivo, también tenemos que enfocar el tratamiento que le debemos dar a las personas que ya están “perdidas” en ese oscuro mundo de las drogas o que hasta ahora están empezando a involucrase en él.

Lo primero que tenemos que saber es cuales son las sustancias adictivas que destruyen la vida y la salud física, mental y emocional de la persona. Miremos una lista que aunque no es exhaustiva por lo menos nos ayuda a identificar las sustancias de uso más frecuente entre los adictos.
  • El tabaco (Nicotina)
  • El alcohol
  • La marihuana
  • La cocaína
  • La heroína
  • Los ácidos
  • De síntesis como: Extasis, Metanfetaminas,Polvo de angel o PCP, Ketamina, Poppers, M-CPP
  • Las medicinas que tenemos en casa. (Uso inadecuado)
  • Inhalantes. Los líquidos que usamos para el aseo. (Consumo, o inhalación de estas sustancias con el fin de provocar alteraciones en el normal funcionamiento del organismo)
  • La inhalación de pegamentos o los gases tóxicos de la gasolina.
Todo esto está muy cerca de nuestros niños y jóvenes, que a veces llegan a iniciar el consumo solo por curiosidad y sin ninguna mala intención, ni mucho menos con el firme propósito de convertirse en adictos sin embargo en otras ocasiones lo hacen por rebeldía y por el deseo de sentirse aceptados dentro del grupo de muchachos de su misma edad.

El mejor recurso que tenemos para entender y tratar el problema de las adicciones, es la experiencia, yo pase por esa terrible esclavitud de las drogas, que me impulsaron a meterme en muchos otros problemas, como la delincuencia y el abuso de que hacia victima a mi familia y a las personas que yo inicie en este oscuro mundo, que en su mayoría eran jovencitos y jovencitas que una vez que la iniciaba en las drogas, se convertía en vendedores y distribuidores de las mismas sustancias, mi vida era un completo desastre.

No valían los consejos y los ruegos de mi madre, una mujer sufrida que toleró con paciencia todas mis locuras, hasta el día de mi liberación y eso es lo que quiero compartir con usted que está pasando por esta tragedia.

Hay esperanza, para el drogadicto y su familia, así como Dios me liberó a mí y a mi familia, también lo puede hacer con cualquiera que sigue las orientaciones que encontramos en la santa palabra de Dios.

1- RECONOZCA QUE USTED TIENE UN PROBLEMA.

Lo más importante es que usted reflexione profundamente y se dé cuenta de que verdaderamente hay un problema en su vida, que ese problema es solamente suyo, no le eche la culpa a los demás, ni procure encontrarle excusas ni justificación a su situación personal.

Ése problema se llama pecado. “Por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios” Romanos 3:23. Si su hijo está dominado por las drogas, como lo estuve yo por años, piense en el grado de responsabilidad que usted pudo haber tenido en esta situación, como lo dijimos anteriormente hay cosas puntuales en la palabra de Dios que nosotros como padres tenemos que poner en práctica para preparar a nuestros hijos para los grandes retos que ellos van a enfrentar a medida de que van creciendo y el no hacer eso tiene un nombre: pecado, porque "el pecado consiste en saber hacer lo bueno y no hacerlo". Santiago 4:17.

También el pecado es infracción de la ley 1Juan 3:4. De manera que cuando nosotros no tenemos en cuenta los principios establecidos por Dios, por acción, omisión, o comisión, estamos incurriendo en la violación de las leyes eternas establecidas por Dios, así argumentemos ignorancia, porque hay cosas que aun son de sentido común y a veces las ignoramos.

2- TOME MEDIDAS RADICALES.

Una vez que usted ha hecho una evaluación sincera de su situación es tiempo de tomar medidas, su actitud negligente y descuidada le ha hecho daño a muchas personas, comenzando por usted mismo. Es tiempo de tomar acción:


  1. Pídale perdón a Dios y cuando lo haga mencione cada una de las cosas en las que usted es consciente que le ha fallado.
  2. Pídale perdón a las personas que usted ha afectado con su comportamiento, si es su hijo que se ha extraviado porque usted no lo supo orientar, llámelo y pídale perdón porque usted era la persona responsable y él se hecho a perder porque usted no hizo bien su trabajo.
  3. Pídale perdón a su familia. por la vergüenza y los malos momentos que tuvieron que pasar o están pasando por causa del vicio y la inmoralidad que afecto o está afectando al círculo familiar.
  4. Pídales perdón a los vecinos y amigos que pudieran estar afectados por esta situación.
  5. Haga un pacto de fe con Jesucristo, pídale que él sea el Señor y salvador de su vida.
  6. Limpie su casa de toda contaminación, no permita que allí en su hogar se consuma tabaco, alcohol, ni drogas.
  7. No permita que en su casa su hijo o su hijo viva en adulterio o fornicación, si usted está viviendo en esta situación arrepiéntase y cambie su manera de vivir.
  8. Limpie su hogar de todo símbolo de idolatría o hechicería.
  9. Haga de su hogar un lugar de adoración a Dios
 
 
Si usted hace eso ha comenzado un proceso de liberación para su familia, y está preparado (a) para comenzar la lucha contra el demonio de las drogas. No trate al alcohólico o drogadicto a él como si fuera un enfermo, porque aunque las drogas enferman debilitan y matan a las personas, no es en si la adicción el problema real.

¿Entonces cual es el problema?

El problema es de carácter espiritual y mientras no se trate de esta manera no podrá haber una verdadera liberación.

Cuantas veces mi madre me decía: es que estas enferma "mija‟ y necesitas atención medica y que fue lo que paso conmigo, por anos no encontré el doctor que me pudiera dar un tratamiento a una medicina para mi problema, fui con todo tipo de doctores y nada, entonces entre en un mundo donde realmente creía que estaba enferma y que no había cura alguna para mi enfermedad.

En mi caso yo puedo testificar que el diablo me tenía atada, y aunque yo luchaba por salir de la adicción, muchas veces me arrepentía y me hacia el propósito de cambiar, sin embargo todo era inútil parecía que estaba condenada definitivamente a morir víctima de una sobredosis o simplemente por el efecto de las drogas en mi organismo, que poco a poco iban minando mis fuerzas al punto que ya casi no me podía mantener en pie.

Pero qué bueno es Dios en su inmensa misericordia el me reveló su gran amor y me salvó a mí y a mi familia. ALELUYA!!!

Pero fueron necesarios algunos pasos, aparte de los que ya hemos mencionado. Dios trató duramente conmigo, fueron muchos los momentos difíciles que tuve que pasar, porque Dios a quien ama castiga y azota a todo aquel que recibe por hijo.

Pero fue la gracia y la misericordia de Dios que actuaron en mi vida, el Señor respondió la oraciones de mi madre y de tanta gente, que hay en las iglesia intercediendo por aquellos que como yo se habían convertido en el desecho de la sociedad.

A estas alturas te estarás preguntando: ¿Y yo que puedo hacer? mucho, mucho, porque Dios te quiere usar de una manera maravillosa, para rescatar a tu hijo o tu hija, tu esposo, esposa, hermano o hermana.

SI TIENES PERSONAS ATADAS O ESTAS ATADO POR EL USO DE LAS DROGAS,
LO QUE SE DEBE HACER ES LO SIGUIENTE:
  • Comienza orando, la palabra de Dios dice: “todo lo que pidiereis en oración creyendo lo recibiréis” Mateo 21:22. Pero ora con fe, eso quiere decir creyendo en que Dios va a transformar la vida del adicto o la de usted, Usted tiene que comenzar a pensar y a ver a esta persona, o a usted mismo, completamente transformada por el poder de Dios, porque "Fe es la certeza de los que se espera la convicción de lo que no se ve” Hebreos 11:1.
  • Ora con autoridad, es muy importante que usted le diga a Satanás que salga de la vida del adicto, o de su vida, y que no vuelva a entrar. En Marcos 9:25 Jesús liberó a un muchacho de un espíritu maligno, estas mismas palabras que usó el Señor las puede usar usted con autoridad, porque él dijo: “El que en mi cree, las obras que yo hago él las hará también y aun mayores hará porque yo voy al Padre” Juan 14:12.
  • Pide oración en la iglesia cristiana, para que Dios obre poderosamente, la palabra de Dios nos insta a orar unos por otros, a orar por todos los hombre.
  • Ora en tu casa, no importa si es un lugar muy humilde, conviértelo en un lugar de adoración a Dios, invita a otras personas para que oren juntamente y estudien la palabra de Dios. Invita al adicto, aunque por un tiempo el no quiera participar, con la ayuda de Dios y la oración usted finalmente va a tener la victoria.
  • Cuando se programen retiros en la iglesia asista, en estos eventos, la oración la enseñanza de la palabra traen paz al corazón y se recibe una nueva dirección, si puedes llevar a la persona que está siendo víctima del vicio, no dudes en llevarlo.
  • Si el adicto quiere ir a un centro de rehabilitación cristiano apóyalo. Dale amor sin que esto se transforme en debilidad y pérdida de autoridad..

LO QUE NO SE DEBE HACER.

  • No le des dinero al adicto, lo usará para comprar droga.
  • No le muestres tu angustia y aflicción, se aprovechará de tu debilidad
  • No discutas, con el vicioso, su mente está trastornada y piensa que tiene la razón en todo
  • No le soluciones los problemas, esto solamente contribuirá a que se meta en muchos más.
  • No le permitas que consuma tabaco, droga o alcohol en tu casa, si es necesario llama a la policía.
  • No lo saques de la cárcel cuando se meta en problemas, déjalo que pague las consecuencias de sus actos, en la cárcel estará más seguro.
  • No le toleres el abuso, ni permitas que te irrespete, hay adictos que golpean a sus padres, esposas e hijos sin compasión, llegando a poner en peligro sus vidas. (Si es necesario recurre a las autoridades)
  • No le encubras las fechorías, porque te convertirás en cómplice y esto te traerá problemas.
  • No lo vayas a buscar al lugar donde se refugia para consumir drogas, a menos que sea una emergencia de vida o muerte.
  • No permitas que traiga amigos o amigas a tu casa y mucho menos que se queden a dormir. (Podrías estar poniendo en peligro tu vida y la de tu familia)
  • No dejes dinero a la vista del adicto, se lo robará para mantener su vicio.
  • No le des oportunidad de que hurte tus cosas, él buscará lo que esté a la mano para venderlo a fin de comprar la droga.

La Biblia dice: Y esta es la victoria que vence al mundo nuestra fe” no se desanime, ni retroceda en su empeño de ganar la batalla, la palabra de Dios nos garantiza el éxito, si nosotros creemos sin dudar nada, esta es una guerra que ya está definida. “Somos más que vencedores por medio de aquel que nos amo” Romanos 8:37.

Dígale no al sufrimiento, no se atormente por lo que haga o deje de hacer el adicto, usted ya lo ha puesto en las manos el mejor psicólogo el Señor Jesucristo, él estará seguro en sus manos, pero lo que Dios espera de usted es confianza y completa dependencia de él “buscad primeramente el reino de Dios y su justica y todas estas cosas os serán añadida” Mateo 6:33.

Cuando mi madre decidió dejarme en las manos del Señor después de tantos años de sufrimiento y frustración, entonces fue cuando Dios en su inmensa misericordia comenzó a obrar en mi vida.

Quiero dejarte con esto: no va servir de nada todo el esfuerzo que hagas, si “no” pones en primer lugar a Dios, tienes que saber que Dios tiene un plan maravilloso para tu vida, es necesario que empieces por recibir a Cristo en tu corazón, ese es el plan que Dios quiere para ti, de lo demás él se va encargar.

Con mucho Amor,
 
Maria Ines Quintana
Sierva de Dios

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Dejenos su Comentario, queremos saber de Usted y de como el contenido del Blog a ayudado su vida Gracias!

Dios le Bendiga,

Maria Ines Quintana
Sierva de Dios
siervaines@gmail.com

Articulos Anteriores: